ESTAR MAL, TAMBIÉN ESTÁ BIEN

ESTAR MAL, TAMBIÉN ESTÁ BIEN

¿Qué son el estrés, la ansiedad y la depresión? Cuando hablamos de salud mental estas problemáticas se desconocen, sobre todo en la adolescencia. Por este motivo se le realizó una entrevista a la Licenciada en Psicología Micaela Ferreira quien explica de qué se tratan estos trastornos.

Es increíble cómo aun estando en el siglo 21, haya personas que vean a las problemáticas de la salud mental como un tabú o algo malo, teniendo en cuenta que éstas están presentes en todos y cada uno de nosotros. Adentrándonos en la temática y en cómo afecta a los jóvenes nos comunicamos con la Licenciada en Psicología Micaela Ferreira para que nos cuente ¿Qué son? ¿Cómo se presentan? ¿Y como afectan en la vida de los adolescentes? La licenciada explicó: “La adolescencia es un proceso de cambio constante dónde las y los adolescentes se enfrentan a dichos cambios y desafíos que los preparan para la adultez, estos cambios y desafíos suelen generar cierta ansiedad, estrés y/o depresión”.

Estas tres patologías que están tan presente en la vida de algunas personas, desencadenan en otras problemáticas o instancias. Entonces las preguntas aparecen ¿Con que información contamos, ¿qué son y cómo afrontarlas? En palabras de Micaela: “el estrés, la ansiedad y la depresión están las tres relacionadas entre si”.

  • El ESTRÉS suele ser definido como un agotamiento mental provocado por la exigencia de un alto rendimiento, “por una sobrecarga que puede ser real o no”, comporta situaciones que se viven como amenazantes, difíciles o dolorosas en donde el cuerpo comienza a perder resistencia y enfermar; lo nuevo de situaciones, el interés por lo riesgoso, la incertidumbre, el egoísmo los lleva a vivir acontecimientos estresantes en los que no siempre pueden implementar estrategias de afrontamiento; síntomas conductuales: transgresión a las normas, agresividad, aislamiento, conductas de riesgo, irritabilidad; psicológicos: ansiedad, confusión, tristeza, depresión, narcisismo, hedonismo, miedo, autocrítica; físicos: problemas gástricos, cefaleas, problemas dermatológicos, problemas respiratorios, alergias.
  • La ANSIEDAD es un sentimiento de miedo, temor e inquietud que puede hacer que sude, se sienta inquieto y tenso; puede ser una reacción normal al estrés o puede ser más peligroso como los trastornos de ansiedad que son afecciones en las que la ansiedad no desaparece y puede empeorar con el tiempo y puede interferir en el desempeño en el trabajo, la escuela y las relaciones entre personas; los diferentes tipos de ansiedad pueden tener síntomas diferentes pero todos muestran una combinación de pensamiento o creencias ansiosos difíciles de controlar, le hacen sentir inquieto y tenso, síntomas físicos como latidos cardíacos fuertes o rápidos, dolores y molestias inexplicable, mareos y falta de aire, cambios en el comportamiento.
  • La DEPRESIÓN se puede describir como el hecho de sentirse triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado esto forma un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos constantes; los síntomas incluyen estado de ánimo irritable, dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño, cambio grande en el apetito, a menudo con aumento o pérdida de peso, cansancio y falta de energía, sentimiento de inutilidad, odio a si mismo y culpa, dificultad para concentrarse, movimientos lentos o rápidos, inactividad y retraimiento de las actividades, sentimientos de desesperanza o abandonado, pensamientos de desesperanza o abandonado, pensamientos repetitivos de muerte o suicidio, pérdida de placer en actividades que suelen hacerlo feliz, incluso la actividad sexual.

Teniendo en cuenta que la etapa de la adolescencia está repleta de cambios, presiones y perdidas, las causas de estas enfermedades pueden ser variadas “considero que es poco probable que exista una única causa, y que cada caso individual va a variar. No va a ser la misma causa para un adolescente que para otro. Pero en general pueden ser las preocupaciones excesivas por el buen rendimiento escolar, o la sobre exigencia que ellos mismos se ponen o que le imponen en algún deporte o actividad puntual, dificultades en la socialización, en la posibilidad de entablar vínculos con pares, acoso escolar o bulling. Sobre la depresión puede ser haber sufrido algún trauma o situación conflictiva de gravedad, como un acoso, abuso o violáceo, ser testigo o víctima de violencia” expreso Micaela. Las causas son variadas y no exclusivas, también depende de cada uno, de las diferencias y recursos con que cuente cada uno cuente y del apoyo que el medio familiar también pueda aportar.

Los adolecentes están en constante peligro de ser víctimas de estas enfermedades que desencadenan en algo mas como las drogas, el alcohol, o el cutting, y casos extremos el suicidio o exponerse a peligros constantes, etcétera, si no son tratadas a tiempo.

Si consideras algunas de estos problemas, deberían saber que no están solos y que hay lugares donde te brindan apoyo, también se sugiere aprender a poner pausas y a pedir ayuda, prestar más atención en las palabras y en los diálogos para poder ayudar, escuchar y ser escuchado.

¡PRESTALE MAS ATENCION A TU SALUD MENTAL!

Alumnos: Uriel Catillo

                  Bianca Leiva

                  Fátima Olariaga

5° “A” T. mañana- burbuja 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *